Lo que no se llevó…

Despues de desafiar al mundo por un numero el cual ya no recuerdo, me vi envuelto en algo q creí no volver a sentir. Eso que estaba olvidado en lo mas profundo, ese.. ese era yo mismo que cuando encontró la locura la tomo de la mano y no la soltó en un buen tiempo, puesto q la locura no quería irse jamas de su lado. ¿Que egoista la locura no?, eso pensaba mientras el alcohol, el tabaco y yerba me llevaban a un estado infinito, ese que borraba todo, ese que no necesitaba nada mas q esa locura.
Ese ir y venir constante que me desconcentraba del mundo, bueno la verdad es q sufro de déficit atencional así q jamas pongo atención mas de 1 minuto en algo, bueno de cualquier forma era la herramienta de mis demonios, era la tormenta perfecta, esa que llega muy pocas veces pero destroza todo a su paso.
Me cuestionaba todo mas de 5 veces al día, que por que el ser humano era así, q por que el universo debía ser infinito (se que es un adhesivo lleno de estrellas y detrás esta ese fondo blanco q si es infinito y se llama nada… ami no me engañan), por que debía tomar decisiones, por que la vida debía ser enserio, o por que mi death note no funcionaba (tal vez nunca escribí un nombre, la intención de matarlos no era con nadie en especial), la cosa es q yo no quería ver arder al mundo como quería esa locura, yo mas bien quiero dejar huella. Inconcientemente eso intento en todo lo que hago puesto que lo que mejor hago es aquello en que creo q no soy bueno.
se que soy un poco soberbio, extremadamente desagradable e hiriente, también se q soy muy sociable y por sobre todo sigo siendo un pendejo q no madura (madurar es para las paltas), se tatúa monitos que analiza una y otra ves, los japoneses lo vuelven loco,y gasta dinero como si fueran piedras q encontró en la calle.

Pero bueno es muy difícil q cambie, solo lo hago cuando lo presión me acorrala y me desespero y como es usual en mi no hablo de ello con nadie mas q mi mismo, por que… quien podría conocerme mejor q yo mismo? de todas formas llore como nunca y nada calmaba el llanto, nada.

Esa noche locura supo que era su ultima noche, supo que ya nada era igual, supo q supe lidiar con mi inestabilidad y con lo grave de las cosas.

Volví a ser el yo neutro, desinteresado, pendejo, hiriente, antipatico que toma todo y a todos como un juego, asi es como ahuyento sin querer.

Perdón por no quemar el mundo locura, yo no podría hacer tal cosa, por que el mundo debe morir bajo el al arte de un hitokiri, que deje ríos de sangre a su alrededor.

PD: American suena como siempre y sigo odiando a los hipsters como nada en la vida…